Consejos


A continuación presentaremos algunos consejos bíblicos que juntamente con la ejecución de  los pasos de restauración (que se encuentran en la parte final) cambiarán su vida. La palabra, la oración y la acción juntas siempre producen grandes milagros. Dios lo bendiga.

Muchos vivimos sin autocontrol, sin reglas, sin límites, pensando que de esa forma se logra la satisfacción plena. Para luego darnos cuenta que no la encontramos en una vida así, y que por el contrario nos hemos llenado de amargura y problemas.
Lo que sucede es que hemos optado por el camino fácil, por el camino de dejarnos llevar por nuestros deseos e instintos, pero el corazón es engañoso1. El corazón nos engaña y terminamos en un camino de muerte2.
Dios creo normas para que nos vaya bien en la vida. Es como cuando compramos un nuevo mp3 o algún aparato, si no sabes las reglas del manual o prefieres no cumplirlas de seguro se malogrará. De la misma forma la vida tiene un manual que está en la Biblia; Dios nos da dirección para cada área de nuestras vidas (familia, trabajo, dinero, etc.) Cuando no sabemos o no queremos cumplir lo establecido, nos ira mal, así de sencillo.
En cambio Dios dice que al obediente le sigue la bendición3 y no solo la bendición sino sobre todo la paz, la plena satisfacción4.
Pero porque es tan aburrido seguir leyes, es aburrido cuando lo haces por obligación. Pero cuando lo haces por amor no es así, es un deleite. Como cuando te enamoras haces esfuerzos por conquistar. Pero no lo sientes como algo pesado, la motivación es más grande que el precio que estés pagando5.
Cuando te relacionas con Dios, descubres no a una religión sino a una persona llena de amor6, una persona que sana, restaura y direcciona tu vida, de tal manera que llena todos tus vacíos y no te queda otra que decir Dios que quieres que haga por ti, ayúdame a direccionar mi vida.

Textos Bíblicos:
1  Jeremías 17:9 “Nada hay tan engañoso como el corazón. No tiene remedio. ¿Quién puede comprenderlo?”
2 Proverbios 14:12 “Hay caminos que al hombre le parecen rectos, pero que acaban por ser caminos de muerte.”
3  Deuteronomio 28:1-2 “Si realmente escuchas al Señor tu Dios, y cumples fielmente todos estos mandamientos que hoy te ordeno, el Señor tu Dios te pondrá por encima de todas las naciones de la tierra. Si obedeces al Señor tu Dios, todas estas bendiciones vendrán sobre ti y te acompañarán siempre.”
4  Salmos 119:1-2 “Dichosos los que van por caminos perfectos, los que andan conforme a la ley del Señor. Dichosos los que guardan sus estatutos y de todo corazón lo buscan.”
5  Salmos 119:97 “¡Cuánto amo yo tu ley! Todo el día medito en ella.”
6  Jeremías 31:3 “Hace mucho tiempo se me apareció el Señor y me dijo: Con amor eterno te he amado; por eso te sigo con fidelidad.”


Testimonio de Edgar - Programa "Vida Dura"